Noticias Destacadas

Córdoba eliminó las calificaciones y la Ciudad de Buenos Aires prepara un anuncio sobre el tema

Ya superados los 40 días sin clases por el coronavirus, uno de los tantos temas calientes es qué pasará con la Educación ​en las primarias y secundarias del país. “No tenemos las certeza de cuándo se va a poder volver a las aulas, pero el ciclo 2020 no se pierde”, fue la última información importante que aportó el ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta. Pero el año de los alumnos se cuenta de a tres o cuatro meses y, al día de hoy, no está definido cómo se los calificará al cierre del primer trimestre, a fines de mayo. Y eso ocurre tanto en el sector público como en los colegios privados.

Como en la mayoría de las acciones en situación de pandemia, el Gobierno nacional establecerá sobre esto lineamientos generales y las jurisdicciones diseñarán esquemas de implementación a su medida.

Córdoba fue noticia este jueves porque su cartera educativa decidió que no habrá calificaciones hasta el retorno de las clases presenciales. Es decir, suspendió el cierre de promedios en la primaria y en la secundaria. ¿Qué pasará en el resto del país?

Desde el Ministerio de Educación de la Ciudad de Buenos, en estas horas se están “cerrando las formas de evaluaciones” y a partir del lunes se empezará a comunicar el método elegido. “La Ciudad no tiene dudas de que va a evaluar. En breve vamos a tener un panorama mucho más claro de cómo van a ser los exámenes que se van a tomar en mayo”, dijeron desde la Ciudad. ¿Pruebas presenciales o virtuales? Habrá que esperar.

En la provincia de Buenos Aires aún no hay fecha para comunicar esta decisión, pero este jueves a la tarde habrá una “importante reunión” en el Ministerio de Educación bonaerense “que daría cauce a una definición”. ¿Sería inminente, como en las aulas porteñas? También habrá que esperar.

El Consejo Federal de Educación —que coordina la política educativa en todo el país— mantiene una articulación permanente con las jurisdicciones desde que se decretó la pandemia y se suspendieron las clases. Pero la potestad sobre las calificaciones la tiene cada jurisdicción.

En el caso de Córdoba, el ministro de Educación de la provincia, Walter Grahovac, anunció que mientras dure el Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio (ASPO​), no habrá cierres de notas y sí “evaluaciones formativas que miren el proceso de aprendizaje de los niños”.

Grahovac informó a docentes, a directivos y a supervisores la “reconsideración del sistema de calificación”. Y dio algunas precisiones que podrían ser similares a las que se tomen en otras jurisdicciones del país, acerca de cómo y qué evaluar, con la intención de “favorecer la apropiación de saberes y sostener las trayectorias escolares de los alumnos”.

El paradigma  cordobés es que “evaluar” no es lo mismo que “calificar”. “Es necesario darles pistas a los estudiantes sobre cómo van avanzando, es una evaluación para el aprendizaje (no con notas numéricas, que serán en el retorno a clases)”, sostuvo el ministro cordobés.

El documento distribuido a las escuelas cordobesas señala que “evaluar es un concepto más amplio que el de calificar y acreditar: los incluye, pero en estas circunstancias no pueden ser aplicados”. La autoridad provincial solicitó a los educadores que comunicaran, de manera clara y escrita, el seguimiento que realizan de los aprendizajes de los estudiantes.

En línea con este concepto educativo, en algunas escuelas privadas del Gran Buenos Aires se está pensando en cerrar el primer trimestre con evaluaciones sin notas y teniendo en cuenta cuestiones particulares como la conectividad, buena, mala o nula, que tuvieron los alumnos durante la cuarentena.

Entre las medidas, por ejemplo, se habla de no restar mérito a estudiantes por entregar tarde un trabajo y evaluar, siempre según las condiciones de conectividad, aspectos como la presencia y participación en las clases virtuales.

“Lo que debe evaluarse es el momento histórico en el que están insertos los chicos. Los chicos necesitan entender la situación. No necesitan notas. Hay que evaluar cómo se comprometieron con lo educativo, desde lo más profundo. Y no ponerle un número a eso”, dice a Guillermina Tiramonti, especialista en Educación ​e investigadora de Flacso. Respecto a si calificación sí o calificación no, Gustavo Iaies, director de la Escuela de Gestión Educativa de Eseade apuesta por el sí. Pero con reparos.

“Hay que evaluar qué aprendieron los chicos en este tiempo para saber dónde están parados. Desde Nación deberían establecerse los mínimos, los parámetros que deberían aprobar para poder pasar de grado o curso y la implementación le corresponde a cada provincia”, detalla Iaies. Aclara que esos parámetros no deberían ser “distintos” en escuelas de gestión privada o estatal.

El secretario general de la Asociación de Entidades Educativas Privadas Argentinas (Adeepra), Perpetuo Lentijo, dice que la “continuidad pedagógica está siendo efectiva de manera virtual”, y cuenta qué se planea hacer en el ámbito de las escuelas pagas. “La evaluación es pertinente, con calificaciones que muestren el avance. En la Provincia el Ministerio entregó cuadernillos de contenido. Entonces, hay contenido suceptible de evaluarse. Si no, ¿queda en blanco el trimestre? Debe haber una calificación, aunque sea virtual en caso de que las clases no regresaran para los cierres de notas. Porque no sabemos dónde está el final de esto. Así como los docentes trabajan igual, el estudio de los chicos también debería acreditarse aunque exista el coronavirus”, cierra.

Share: